Tonga
Tonga
Tonga
Tonga
Marquesas
Tuamotu 1
Tuamotu 2
Tuamotu 3
show sidebar & content

!Ya estamos en Tonga!

20 Aug 2013 / 5 Comments / in En ruta, News

Malo lelei!! Ya estamos en Tonga después de haber navegado más de 1.200 millas desde la isla de Maupiti y de la breve parada en Aitutaki ( al final de este post adjuntamos el email escrito por Pol a su madre publicado en nuestro facebook, explicando la experiencia de Aitutaki). Como dato curioso indicaros que hemos cruzado la línea internacional de cambio de fecha,por lo tanto,perdimos un día por el camino. Además, como se puede ver en la imagen, pasamos por encima de una de las zonas mas profundas del mundo, más de 10.000 metros bajo la quilla, increíble!!.

Ahora Estamos en Nukualofa (la capital) esperando la llegada de los amigos Xavi y Regina con quien navegaremos los próximos meses. En cuanto lleguen navegaremos con calma hacia el grupo de islas de Haapai y después a Vavau. Dedicaremos a descubrir este genial país más de un mes de nuestro viaje.

Saludos de toda la tripu.

20130819-193645.jpg

Les distàncies agreugen el amor de mare. Email enviado de Pol Maruny Forcada a su mami Rosa Mk Forcada :

Querida madre,

No te preocupes, aún soy consciente de quien soy, de donde provengo y de que normalmente me dirijo a tí en catalán, pero lo que a continuación te relato merece la pena darlo a conocer a más gente, así que, aprovecho para mandarte un mail y colgar una breve crónica sobre los acontecimientos de los últimos días.

Después de una semana y un día en la maravillosa isla de Maupiti, el pasado martes 6 de agosto el parte meteorológico empezó a ser favorable para navegar otra vez hacia el oeste. Tras un gran desayuno de despedida con los amigos que habíamos hecho durante nuestra estancia (tortilla de patatas incluida) y después de comprar algún que otro producto fresco en el pueblo, viramos el ancla de nuestro querido SIKKIM y nos dirigimos hacia el paso de salida, este, sin lugar a dudas, ha sido el más espectacular que hemos visto a lo largo de nuestro viaje alrededor del Mundo… el caso es que la corriente y el viento iban en direcciones opuestas, por lo tanto, se formaban grandes olas, así que entre arrecifes, remolinos y mucha agua en cubierta conseguimos llegar al océano de nuevo, a bordo se vivieron momentos de tensión, pues en varias ocasiones vimos el coral que nos rodeaba muy cerquita… una vez más, lo habíamos conseguido así que izamos la mayor, desenrollamos el génova, paramos el motor y el SIKKIM empezó a navegar de nuevo.

En el cuerpo tenía una sensación extraña, provocada por una mezcla de tranquilidad y nerviosismo, pues llevábamos más de un mes en las Islas de la Sociedad, recorriendo siempre poca distancia, estaba experimentando una falta de hábito al mar que se veía acentuada por un sentimiento de añoranza anticipada, pues por la popa dejábamos la Polinesia Francesa y a su extraordinaria gente… Las Marquesas, Tuamotu, Tahití, Moorea, Huahine, Bora Bora, Maupiti… espero poder regresar en un futuro no muy lejano, esta parte del planeta merece bien la pena, deseo que su espíritu no cambie nunca. Toda esta melancolía se vio truncada cuando mirando hacía el cielo vi algo a lo que no podía dar crédito, la mayor, recién revisada y reforzada, presentaba una raja cerca de uno de los patines, así que la arriamos y entre todos le hicimos una reparación provisional. Sin querernos dar cuenta, habíamos puesto fin a otra etapa de nuestra aventura, ahora sólo pensábamos en nuestro próximo destino, es decir, Aitutaki (Islas Cook).

Las Cook abarcan una gran área, de manera que sus islas quedan bastante dispersas, así que sólo íbamos a parar en una de ellas, pues antes del día 22 de agosto debemos estar en Tonga para recibir a Xavi y Regina, de modo que el tiempo no da para más. Decidimos ir a Aitutaki después de conocer a varia gente que había estado en dicho lugar aprendiendo “kitesurfing”, al enterarnos de que se trata de uno de los mejores spots para la práctica de este deporte, nos vimos moralmente obligados a hacer un alto en el camino, realizar un curso y adquirir así nuevas habilidades… por otro lado, otro factor que nos impulsaba hacia Aitutaki era el echo de que, 25 años atrás, nuestro querido Nin tuvo que hacer una parada de emergencia después de perder la pala del timón en mitad Pacífico Sur, pudiendo llegar a tierra firme con un timón de fortuna compuesto por una madera proveniente de la cubierta del BARA BARU trincada al tangón…

Después de navegar casi 4 singladuras para cubrir las 455 millas que nos separaban de nuestro destino, hoy 10 de agosto de 2013, a las 06:00 (hora local) de la mañana, nos hallábamos en frente de la entrada de Aitutaki, la cartografía nos indicaba una sonda mínima de 1,4 metros en mitad del paso, pero tras consultar varias fuentes, parece ser que pueden entrar barcos de hasta 2 metros de calado, siempre que la marea esté llena, además, sabiendo que Nin pasó por el mismo sitio y que el calado del SIKKIM es de 1,8 metros, nosotros también podríamos hacerlo. Como no estábamos seguros al 100%, hemos parado a un bote con dos pescadores locales y les hemos expuesto nuestras dudas, ellos, sin pensarlo, han afirmado que la marea estaba alta y que la profundidad mínima era de 3 metros, así que, sin darle más vueltas y confiando en la seguridad de nuestros nuevos amigos les hemos preguntado si podían ir delante indicándonos el camino, como era de esperar, su respuesta ha sido afirmativa.

El paso desde el océano hasta la isla es largo y estrecho, con mucho coral a ambos lados, la sonda marcaba, en todo momento, menos de 1 metros entre la quilla y el fondo, pero íbamos avanzando, la clases de “kitesurfing” estaban cada vez más cerca… de repente, un golpe nos ha indicado que no podíamos avanzar más, el SIKKIM estaba varado en mitad del canal, el viento, de unos 20 nudos, soplaba del través, así que con ayuda de otra embarcación local, hemos fondeado 2 anclas, las dos por el costado de barlovento, una en proa y otra en popa, las hemos empalmado a largos cabos y con los winches hemos intentado alejar el barco del arrecife que teníamos por sotavento, la situación parecía estar bajo control hasta que el ancla de proa ha empezado a garrear, de modo que el barco se dirigía de nuevo hacia el coral… sin saber porque, las embarcaciones locales habían desaparecido, Marc se ha tirado al agua y nos ha indicado que tanto la pala del timón cómo la quilla se estaban apoyando en el fondo, el cual, contrariamente a lo que nos habían dicho, no era de arena. A los pocos minutos ha aparecido una potente lancha con 3 personas que no parecían precisamente de Aitutaki, al ver que pasaban de largo, les hemos chillado pidiendo ayuda y, contra su voluntad, se han acercado… tras exponerles nuestra situación, a regañadientes, han aceptado ayudarnos, pero tras dos intentos nulos, el patrón ha perdido la paciencia y nos ha dicho que después de 3 horas volvería a pasar por el mismo lugar y si aún estábamos “nos ayudaría de nuevo”, no podíamos dar crédito ¿dónde estaba la hospitalidad polinesia?

Hemos intentado hacer de todo, Marc con un martillo ha roto parte del coral que tocaba con la pala e Iñaki y yo, desde cubierta, íbamos tirando de las anclas, pero era en vano, cada vez garreaban más… en ese momento, mi mente se ha visto bloqueada por completo, pues el café con leche y el kiwi que había ingerido una hora antes estaban haciendo sus correspondientes efectos, así que, si quería seguir contribuyendo al rescate de nuestro barco, nuestra morada y nuestro viaje, debía ir al baño cuanto antes. En un tiempo récord estaba en cubierta de nuevo, por desgracia, el lastre liberado de mi interior no había colaborado en el aumento de la flotabilidad.

Cuando nuestro estado de ánimo empezaba a decaer ligeramente, una pequeña embarcación de aluminio con motor de 20 caballos se ha acercado, a bordo iban un padre prematuro con su hija y su hijo, ambos muy jóvenes, con total seguridad, ellos si que eran isleños… rápidamente se han ofrecido a ayudarnos, Marc ha embarcado al bote y le he pasado un cabo desde proa para que pudiese tirar e intentar rotar el barco sobre si mismo. Al segundo intento, el SIKKIM ha empezado a moverse lentamente, podíamos notar como la quilla rozaba contra el fondo, la potencia del motor no era suficiente, pero poco a poco nuestra proa iba apuntando de nuevo hacía mar abierto, entonces, una racha de viento ha contribuido con la causa ¡FLOTÁBAMOS DE NUEVO! Iñaki, al timón, ha hecho subir las revoluciones y yo he soltado los cabos de ambas anclas, estábamos libres, parecía que no tendríamos que esperar 3 hora más.

Marc se ha quedado recuperando las anclas y posteriormente, nuestro salvador y sus hijos le han acompañado hasta el barco, Iñaki y yo les esperábamos en el mar, fuera de cualquier peligro. Mientras tanto, le hemos preparado el típico kit para rescatadores de veleros, compuesto de tabaco y cerveza, por si no se había percatado con los gritos de euforia, queríamos mostrarle nuestro agradecimiento… pero sorpréndeteme, no ha querido aceptarlo, así que le hemos ofrecido cualquier cosa que quisiera, pero su respuesta ha sido negativa… posiblemente, el hecho de ver nuestras felices caras le era suficiente, así que, tras despedirse, a vuelto hacia Aitutaki.

Hemos aprovechado para limpiar los platos y cubiertos de la cena de ayer, a la vez, nos hemos dado un chapuzón y hemos examinado que todo estuviese en su sitio, parece ser que el SIKKIM puede con todo, mientras él aguante, nosotros también lo haremos.

De este modo hemos puesto fin a nuestra visita a las Islas Cook, “cuando no se puede, no se puede”, así que ya tenemos motivos suficientes para volver al Pacífico Sur… de todos modos, esperamos que la próxima vez las clases de “kitesurfing” las podamos impartir nosotros.

P.D1: Estoy feliz, lo hemos hecho muy bien (modestia aparte).
P.D2: Ahora mismo estamos en posición l:18º53.7’S ; L:160º03,4’W, rumbo a Tonga, distancia a recorrer: 863 millas.

T’estimo,

Pol.

5 Responses to !Ya estamos en Tonga!

  1. Rosa says:

    Que todo siga siendo tan hermoso.Desde aquí, los que seguimos vuestro viaje,que ya es también el nuestro, os leemos con ilusión, os echamos en falta, pero sobre todo os queremos y disfrutamos con cada singladura.Besos tripulación de nuestro glorioso Sikkim!!

    Reply
  2. Quike says:

    Iñaki y Pol,

    Welcome to Tonga! Me encantan vuestras crónicas, esto es como un revival del viaje de Nin y Carmen versión Web 2.0. Os toca ahora disfrutar de uno de los lugares más bonitos del planeta!. Muchos besos.

    Reply
  3. Manuela Galvis says:

    Tripu:

    Este viaje no solo les permitirá darle la vuelta al mundo… les permitirá llegar al interior de ustedes y conocerse como nunca antes.

    Me encanta saber que aún se pueden sorprender y enorgullecer con la tenacidad que tienen!

    Que bueno leer a Pol

    Un beso

    Reply
  4. Marc says:

    oohh… quina pena que ho hagueu pogut gaudir com cal d’aquest petit paradís. Bé, tampoc gaire pena, que ja n’esteu disfrutant de molts altres… heheh 😉

    seguiu així!

    marc

    Reply
  5. MAITY says:

    De momento, me admira vuestra pericia, no habeis tenido ninguna desgracia y habeis salido victoriosos de los sustos que habeis tenido por el camino. No bajeis la guardia, los peligros siguen ahi! Disfrutad a tope de este maravilloso pais que es Tonga, yo lo he hecho dos veces y volveria una tercera con los ojos cerrados.
    Como madre me siento orgullosa de vosotros y solo lamento no poder abrazaros de vez en cuando…os quiero!!

    Reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: